Cómo Encontrar el Té de tu Gusto

La mejor forma es haciéndonos preguntas a nosotros mismos.

Es importante saber que buscamos en la experiencia y con este pequeño ejercicio llevaremos el pequeño, diario y simple ejercicio de comer y en momento diferente y excepcional.

Cuando comemos y tomamos algo, sobre todo té que es tan delicado, debemos tratar de detenernos en lo que estamos sintiendo, en como los sabores comienzan a revelarse en nuestra boca y en el juego de temperaturas que que aparece.

Para ayudarte mencionaremos dos de las tantas maneras que pueden ayudarte a escoger el tipo de té de tu agrado.

¿Qué sabores te gustan?

Dependiendo de qué sabores estarán en tu comida es como puedes escoger el té que te acompañara. Una manera simple es hacerlo por similitud, contraste o acompañamiento.

Mencionaremos uno de cada uno usando algunas de las cosas que podemos encontrar en VictoriAnna.

Si por ejemplo quisiéramos algo acido (que en general es también fresco) ¿Cómo una tarta de ricota como podríamos hacerlo?

Por Similitud: podríamos escoger un té floral que siempre son ácidos.

Por Contraste: podríamos escoger un té amargo (pero no tan fuerte ya que la tarta de ricota es muy delicada) como un Sencha, algo amargo e incluso un poco salado.

Por Acompañamiento: en este caso sería para potenciar algún sabor que creamos pueda subir la experiencia de nuestra comida. En este caso no recomendamos salirse mucho del punto de similitud o al menos tener claro los sabores de la tarta para no taparlos. Para este punto escogemos un Zhuyequin ya que es sutil y además aparecen notas vegetales que al llevar la tarta zeste de limón, podrían combinar bien.

 

¿Qué momento estoy presenciando?

Si por ejemplo estas en una instancia en particular, puedes potenciarla también con un té según sus cualidades o sabores.

Todos conocemos por ejemplo el blend English Breakfast, una mescla de tés negros que tienen como objetivo levantarte en la mañana.

Entonces de manera general podemos decir:

Té Blanco: son sabores más sutiles que bien pueden tomarse solos, para que decir en el caso del Silver Needle que, al ser tan delicado, acompañarlo con algo seria de alguna forma tapar sus sabores.

Té verde: bueno para despertar, genera una alerta en estado de calma. Suena raro pero es una de las características más cotizadas de este té. Podríamos también describirla como una alerta en descanso.

Té Oolong: ideal para momentos meditativos, no tan solo por sus sabores sino que también por que históricamente se ha utilizado para esto. De sabores cálidos, envolventes y sorprendentes.

Té negro: Como el té verde pero en menor grado también pone en alerta aunque su mayor fama es que es el más claro comodín para comer lo que queramos. Todo es un buen acompañante para un té negro, sobre todo para uno con descriptores más evidentes y no solamente tinte para el agua.

Puerh: El Puerh es un té que realmente activa pero ya no en calma. Lo más parecido en resultado a lo que deja un mate en nuestro cuerpo.

Ahora que ya tienes algunas nociones de como tomar el té que te gusta anímate, tomate un segundo y potencia tus momentos.